RESPUESTAS DE JESUS


 

Auméntanos la fe 

17:5 Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe. 
17:6 Entonces el Señor dijo: Si tuvierais fe como un grano de mostaza, podríais decir a este sicómoro: Desarráigate, y plántate en el mar; y os obedecería. 

El deber del siervo 

17:7 ¿Quién de vosotros, teniendo un siervo que ara o apacienta ganado, al volver él del campo, luego le dice: Pasa, siéntate a la mesa? 
17:8 ¿No le dice más bien: Prepárame la cena, cíñete, y sírveme hasta que haya comido y bebido; y después de esto, come y bebe tú? 
17:9 ¿Acaso da gracias al siervo porque hizo lo que se le había mandado? Pienso que no.
17:10 Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos.

La venida del Reino 
(Mt. 24.23-28, 36-41) 

17:20 Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia, 
17:21 ni dirán: Helo aquí, o helo allí;Marcos 13. 21-22 porque he aquí el reino de Dios está entre vosotros. 
17:22 Y dijo a sus discípulos: Tiempo vendrá cuando desearéis ver uno de los días del Hijo del Hombre, y no lo veréis. 
17:23 Y os dirán: Helo aquí, o helo allí. No vayáis, ni los sigáis. 
17:24 Porque como el relámpago que al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro, así también será el Hijo del Hombre en su día. 
17:25 Pero primero es necesario que padezca mucho, y sea desechado por esta generación. 
17:26 Como fue en los días de Noé,Genesis 6. 5-8 así también será en los días del Hijo del Hombre. 
17:27 Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos.Genesis 7. 6-24
17:28 Asimismo como sucedió en los días de Lot;Genesis 18. 20--19. 25 comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; 
17:29 mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos. 
17:30 Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste. 
17:31 En aquel día, el que esté en la azotea, y sus bienes en casa, no descienda a tomarlos; y el que en el campo, asimismo no vuelva atrás.Mateo 24. 17-18Marcos 13. 15-16
17:32 Acordaos de la mujer de Lot.Genesis 19. 26
17:33 Todo el que procure salvar su vida, la perderá; y todo el que la pierda, la salvará.Mateo 10. 39Mateo 16. 25Marcos 8. 35Lucas 9. 24Juan 12. 25
17:34 Os digo que en aquella noche estarán dos en una cama; el uno será tomado, y el otro será dejado. 
17:35 Dos mujeres estarán moliendo juntas; la una será tomada, y la otra dejada. 
17:36 Dos estarán en el campo; el uno será tomado, y el otro dejado. 
17:37 Y respondiendo, le dijeron: ¿Dónde, Señor? El les dijo: Donde estuviere el cuerpo, allí se juntarán también las águilas. 

Capítulo 18 

Parábola de la viuda y el juez injusto 

18:1 También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar, 
18:2 diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. 
18:3 Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario. 
18:4 Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre, 
18:5 sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia. 
18:6 Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto. 
18:7 ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? 
18:8 Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?

Parábola del fariseo y el publicano 

18:9 A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: 
18:10 Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. 
18:11 El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; 
18:12 ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. 
18:13 Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. 
18:14 Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido.

El joven rico 
(Mt. 19.16-30; Mr. 10.17-31)

18:18 Un hombre principal le preguntó, diciendo: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? 
18:19 Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo Dios. 
18:20 Los mandamientos sabes: No adulterarás;Exodo 20. 14Deuteronomio 5. 18 no matarás;Exodo 20. 13Deuteronomio 5. 17 no hurtarás;Exodo 20. 15Deuteronomio 5. 19 no dirás falso testimonio;Exodo 20. 16Deuteronomio 5. 20 honra a tu padre y a tu madre.Exodo 20. 12Deuteronomio 5. 16
18:21 El dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. 
18:22 Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme.
18:23 Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque era muy rico. 
18:24 Al ver Jesús que se había entristecido mucho, dijo: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! 
18:25 Porque es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios. 
18:26 Y los que oyeron esto dijeron: ¿Quién, pues, podrá ser salvo? 
18:27 El les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios.
18:28 Entonces Pedro dijo: He aquí, nosotros hemos dejado nuestras posesiones y te hemos seguido. 
18:29 Y él les dijo: De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios, 
18:30 que no haya de recibir mucho más en este tiempo, y en el siglo venidero la vida eterna. 

Parábola de las diez minas 

19:11 Oyendo ellos estas cosas, prosiguió Jesús y dijo una parábola, por cuanto estaba cerca de Jerusalén, y ellos pensaban que el reino de Dios se manifestaría inmediatamente. 
19:12 Dijo, pues: Un hombre noble se fue a un país lejano, para recibir un reino y volver. 
19:13 Y llamando a diez siervos suyos, les dio diez minas, y les dijo: Negociad entre tanto que vengo. 
19:14 Pero sus conciudadanos le aborrecían, y enviaron tras él una embajada, diciendo: No queremos que éste reine sobre nosotros. 
19:15 Aconteció que vuelto él, después de recibir el reino, mandó llamar ante él a aquellos siervos a los cuales había dado el dinero, para saber lo que había negociado cada uno. 
19:16 Vino el primero, diciendo: Señor, tu mina ha ganado diez minas. 
19:17 El le dijo: Está bien, buen siervo; por cuanto en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades. 
19:18 Vino otro, diciendo: Señor, tu mina ha producido cinco minas. 
19:19 Y también a éste dijo: Tú también sé sobre cinco ciudades. 
19:20 Vino otro, diciendo: Señor, aquí está tu mina, la cual he tenido guardada en un pañuelo; 
19:21 porque tuve miedo de ti, por cuanto eres hombre severo, que tomas lo que no pusiste, y siegas lo que no sembraste. 
19:22 Entonces él le dijo: Mal siervo, por tu propia boca te juzgo. Sabías que yo era hombre severo, que tomo lo que no puse, y que siego lo que no sembré; 
19:23 ¿por qué, pues, no pusiste mi dinero en el banco, para que al volver yo, lo hubiera recibido con los intereses? 
19:24 Y dijo a los que estaban presentes: Quitadle la mina, y dadla al que tiene las diez minas. 
19:25 Ellos le dijeron: Señor, tiene diez minas. 
19:26 Pues yo os digo que a todo el que tiene, se le dará; mas al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará.Mateo 13. 12Marcos 4. 25Lucas 8. 18
19:27 Y también a aquellos mis enemigos que no querían que yo reinase sobre ellos, traedlos acá, y decapitadlos delante de mí.Mateo 25. 14-30

Los labradores malvados 
(Mt. 21.33-44; Mr. 12.1-11

20:9 Comenzó luego a decir al pueblo esta parábola: Un hombre plantó una viña,Isaias 5. 1-2 la arrendó a labradores, y se ausentó por mucho tiempo. 
20:10 Y a su tiempo envió un siervo a los labradores, para que le diesen del fruto de la viña; pero los labradores le golpearon, y le enviaron con las manos vacías. 
20:11 Volvió a enviar otro siervo; mas ellos a éste también, golpeado y afrentado, le enviaron con las manos vacías. 
20:12 Volvió a enviar un tercer siervo; mas ellos también a éste echaron fuera, herido. 
20:13 Entonces el señor de la viña dijo: ¿Qué haré? Enviaré a mi hijo amado; quizás cuando le vean a él, le tendrán respeto. 
20:14 Mas los labradores, al verle, discutían entre sí, diciendo: Este es el heredero; venid, matémosle, para que la heredad sea nuestra. 
20:15 Y le echaron fuera de la viña, y le mataron. ¿Qué, pues, les hará el señor de la viña? 
20:16 Vendrá y destruirá a estos labradores, y dará su viña a otros.Cuando ellos oyeron esto, dijeron: ¡Dios nos libre! 
20:17 Pero él, mirándolos, dijo: ¿Qué, pues, es lo que está escrito:
La piedra que desecharon los edificadores 
Ha venido a ser cabeza del ángulo?Salmos 118. 22
20:18 Todo el que cayere sobre aquella piedra, será quebrantado; mas sobre quien ella cayere, le desmenuzará. 

Esta entrada fue publicada en Salud y bienestar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s