mi mami es un angel


Cierta mañana decembrina, me detuve en
un restaurante de una clínica para desayunar con una amiga. Veníamos de
acompañar a una amiga mutua que estaba en su tratamiento de
quimioterapia y la habíamos dejado en su casa reposando.

Iba charlando con mi amiga, cuando dirigí mi mirada hacia una de las
mesas del lugar y vi aquel cuadro que conmueve al de más duro corazón,
era una joven mujer con su cabeza cabizbaja, apoyada sobre su mano y por
cuyas mejillas corrían lágrimas vivas, a su lado en otra silla estaba
una niñita de cuatro o cinco añitos con su cabecita posada sobre la
mesa.

Inmediatamente me dirigí hacia ella como atraída por una fuerza de
imán, lo que creo entender es solo la plena acción del amor de Dios que
habita en los que le aman, lo que me llevó hacia ella.

Porque muchos habían salido y entrado del demandado lugar, y yo no
soy una doctora, una enfermera, ni nada parecido para hacer un alto de
rigor. Simplemente sé que son esos momentos especiales que te pone Dios
para tocar a otros con manos humanas por Él, sin creer que soy la
escogida, solo la despierta al guiño del ojo de un Ser Supremo.

Doblé mis rodillas colocándome en posición de cuclillas, para verle
el rostro. Le tomé del brazo y le inquirí: “Amiga, ¿qué te pasa, por qué
lloras? A lo que ella me ripostó con voz quebrada: “Estoy triste porque
mi hijita tiene fiebres alta hace días y los médicos no encuentran qué
tiene y se la pasa así como usted la ve”.

Le di palabras de consuelo, de esperanza y de ánimo, de bendición, y
no dejaba de llorar, luego le solicité si podía pedirle a Dios que
sanara a su niñita, y asintió con gran deseo en su expresión. Me despedí
y me retiré con mi amiga y no volví a mirar hacia allá como si se me
hubiese olvidado el suceso.

Cuando nos disponíamos a salir del lugar se me atraviesa una niña
corriendo, y viene una joven hacia mí; reconocí que era la joven madre y
me dice: “Sabe, muchas gracias no tengo con qué pagarle, porque tenía
muchas días que no veía a esta niña así contenta, y cuando la vio salir
me preguntó, ¿Mami, ella es un ángel?” A lo que yo sonreí, y me despedí
sin dejar de mirarlas una y otra vez.

AFNI

Una simple acción de obediencia, puede ser un canal para un milagro.
Recuerda, Dios te ha escogido y llamado para ser canal de bendición.
Cuando Dios te pida hacer algo por alguien no te detengas..Solo obedece,
porque podría ser el primer paso para un milagro.

Y dijo: Oh Señor, Dios de mi señor Abraham, dame, te ruego, el tener
hoy buen encuentro, y haz misericordia con mi señor Abraham. Génesis
24:12

Acuérdate, pues, de mí cuando tengas ese bien, y te ruego que uses
conmigo de misericordia, y hagas mención de mí a Faraón, y me saques de
esta casa. Génesis 40:14

El Señor haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti
misericordia. Números 6:25

Esta entrada fue publicada en Salud y bienestar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s