¿Estaré hecho para el amor?


¿Estaré hecho para el amor?

Génesis 2:18

estare-hecho-para-el-amor“Y dijo Jehová
Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para
él”.

Desde hace algunos días Dios había
inquietado mi corazón para escribir sobre este tema. Y es que muy
seguido he escuchado o leído frases como: “Es que yo no estoy hecho
para el amor”, “es que nunca encontrare a la persona ideal para mi”, “en
todas mis relaciones me ha ido
mal, por eso no creo que algún día me llegue a casar”, “la persona que
es para mi quizá ni existe”.

Todas estas frases nacen de la boca de
dos clases de personas:

1. Aquella
que por motivos diferentes siempre le ha ido mal en todas las
relaciones de noviazgo que ha tenido.
2. Aquellos que por razones diferentes o decisión
propia nunca han tenido novio o novia.

La
verdad es
que mi opinión personal es que las únicas personas que
han nacido para estar solos son aquellas que tienen el don de continencia.

¿Qué es el don de continencia?
Es la capacidad sobrenatural dada por Dios a algunos creyentes sean
mujeres u hombres para refrenar sus impulsos sexuales o emocionales que
les ayudan a vivir sin la necesidad de encontrar una pareja para
casarse. Esto no significa que dicho creyentes no tengan deseos sexuales
o emocionales, sino que ellos tienen la capacidad para poder vivir su
vida sin la necesidad de que alguien este a su lado en matrimonio.

Un ejemplo bíblico de una persona con el
don de continencia es el Apóstol Pablo, en 1 Corintios 7: 7-9 dice: “Quisiera
más bien que todos los hombres fuesen como yo; pero cada uno tiene su
propio don de Dios, uno a la verdad de un modo, y otro de otro. Digo,
pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera quedarse como
yo; pero si no tienen don de continencia, cásense, pues mejor es casarse
que estarse quemando”.

Ahora bien, ¿Cómo saber si tengo
el don de continencia?

Para obtener una respuesta te haré otras
preguntas y si dichas preguntas son positivas pueda que tengas el don
de continencia:

1. ¿No
sientes la necesidad de que alguien este a tu lado?,
si tu eres
de las personas que se ha equivocado una y otra vez solo por el simple
hecho de necesitar que alguien este a tu lado, eso quiere decir que es
obvio que no tienes el don de continencia.
2. ¿Te vez solo por toda la vida
y te sientes tranquilo y conforme?,
si tu eres de las personas
que desean algún día formar una familia, tener hijos y un hogar soñado
con la persona ideal, entonces también es obvio que no tienes el don de
continencia. Pues el hecho de anhelar un día formar una familia, tener
hijos, etc., es señal de que no esperas quedarte solo por toda la vida.
3. ¿Sueñas algún día con el hombre o la mujer idónea y estas
orando por eso?,
si tu eres de las personas que siempre has
soñado encontrar algún día a la persona idónea para ti y en alguna vez
has orado por eso, es otra señal de que no piensas en quedarte solo, por
ende no tienes el don de continencia.

El don de continencia no es una
obligación, es decir que el hecho de que pasen los años y tu no
encuentras a tu ayuda idónea no te obliga a creer que tiene el don de
continencia, ni mucho menos a obligarte a quedarte solo por toda la vida.

El problema más común es que muchos de
los que ahora son solteros y tienen edades desde los 38 en adelante,
están así porque creyeron no encontrar ya a una persona idónea y se
rindieron en el intento.

Y es que la verdad es que a nadie le
gusta pasar por momentos dolorosos en el amor, esos momentos que marcan
tu vida y te llevan a pesar: “¿Estaré o no hecho para el
amor?”.

Yo opino que la mayoría de personas que
se han equivocado en el amor, se equivocaron porque eligieron mal,
porque se dejaron llevar por sus emociones y por lo que “ellos creyeron”
que era lo “correcto”, pero se olvidaron de la opinión de Dios.

¿ESTARÉ O NO HECHO PARA EL AMOR?
En pocas palabras ¿Encontrare alguna día al amor de mi vida?, ó ¿Todas
las veces me ocurrirá lo mismo?

Posiblemente tú seas una de esas
personas que siempre ha buscado entablar una relación seria, te has dado
en el amor, pero siempre te ha ido mal, ya sea por traición, porque te
defraudo, porque no compartió tu visión de vida o porque simplemente se
dieron cuenta que no eran el uno para el otro y quizá en cada una de
esas relaciones tu corazón ha quedado herido a tal punto de que en algún
momento de tu vida dijiste: “Me rindo, Yo no fui hecho para el
amor”.

La verdad es que no es que no hayas sido
hecho para el amor, fuiste creado por Dios y Dios es amor, así que hay
una buena porción de amor para tu vida, pero mientras sigas dejándote
llevar mas por tus sentimientos humanos y emociones, mas que por la
voluntad de Dios, seguirás defraudándote de las relaciones en que
fracases.

La voluntad de Dios no es que estés
creyendo que no hay alguien idóneo para ti, puesto que al pensar de esta
forma esta haciendo ver que Dios no tiene la capacidad de crear a una
persona indicada para ti. No es justo que tus malas decisiones te lleven
a pensar de que Dios no puede darte a tu ayuda idónea.

LA PERSONA INDICADA PARA TI
EXISTE.

Siempre y cuando no tengas el don de continencia la persona indicada
para ti existe. Existe porque Dios dijo: “Y dijo Jehová
Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él”
.
(Génesis 2:18)

¿Dónde esta?, ¿Por qué no aparece en mi
vida?, quizá sea una de las preguntas que te hagas, quiero decirte que
para poder darte cuenta cual es la persona que Dios quiere para ti,
tienes que estar cerca del Señor y esto se logra solo a través de una
verdadera comunión con El, orar, leer la Palabra, congregarte, servir,
son parte esencial para que tu relación con Dios te lleve a conocer mas
acerca de sus propósitos para tu vida.

Amados hermanos, no le cierres las
puertas al amor, si hasta el momento te ha ido mal, es porque no has
sabido escoger, es porque has escogido personas que no tienen tu mismo
pensar, tu misma visión de vida y muchas de ellas ni siquiera tienen el
verdadero temor de Dios, entonces ¿Cómo esperabas que esa relación
llegara un feliz termino?, tienes que aprender de estas experiencias a
no volver a cometer esos mismos errores, a saber esperar en Dios y
dirigirte bajo su voluntad y no bajo tus emociones.

Dios no me dejara mentir, al decirte que
EL TIENE LA PERSONA IDÓNEA PARA TU VIDA
y que en el momento
idóneo llegará a tu vida, no cuando tu quieras, no cuando te estés
desesperando, ni cuando la reclames, sino cuando Dios sepa que es el
momento indicado en donde tu tendrás sano tu corazón como para permitir
darle entrada al verdadero amor.

La persona indicada llegará cuando menos
la esperas, tu deléitate en Jehová, adórale, alábalo, búscale, sírvele,
porque mientras mas te ocupas de sus asuntos, El se ocupará de los
tuyos, SIMPLEMENTE NO DESFALLEZCAS ni le cierres las
puertas al amor, porque FUISTE CREADO PARA AMAR Y PARA SER
AMADO.

Es hora de lavarse la cara, verse al
espejo y arreglarse lo mejor que puedas, para quedar lo mas bello o
bella que se pueda y confiar de que tu hombre idóneo o mujer idónea esta
a las puertas. Es hora de abrir esa puerta del amor que has querido
cerrar a base de pensamientos que te denigran a ti mismo, a tu aspecto, a
tu forma de ser, a todo tu ser. Dios te creo a su imagen y semejanza,
por tal razón eres el reflejo de Dios y si eres el reflejo de Dios
créeme que no pasaras solo o sola toda la vida.

FUISTE HECHO PARA EL AMOR, que
el enemigo no te engañe y te desvalorice haciéndote pensar que no eres
lo suficiente hermoso(a), inteligente o valioso(a) como para que en
algún momento de la vida puedas encontrar a alguien que te ame como
nunca imaginaste.

Ahora quizá todo parece oscuro, pero
recuerdate bien de lo que te voy a decir, pero recuérdalo muy bien:

Un día cuando por fin tu amado o amada
llegue a tu vida, comprenderás que lo que te dije no era un mentira, ahí
dirás: “Tenia razón Enrique, solo era de esperar y cuando
menos pensé llego”.

Es que así será, cuando menos pienses,
cuando menos lo esperes, cuando te comiences a dedicar a las cosas del
Señor, El estará trabajando en tu sorpresa.

TU FUISTE CREADO PARA AMAR Y SER
AMADO, solo se sabio(a) en esperar y en elegir bien.

Autor: Enrique
Monterroza

Escrito para www.devocionaldiario.com
y www.destellodesugloria.org

Esta entrada fue publicada en Salud y bienestar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s