profecia israel templo restaurarse cristo viene no es fanatismo ni locura



7
.

Israel y el
Templo
restaurados

 

La semana 70 de Daniel

Versículo: Daniel 9:27

27   “Por
otra semana más confirmará el pacto con muchos; a la
mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la
ofrenda. Después, con la muchedumbre de las
abominaciones, vendrá el desolador, hasta que venga la
consumación y lo que está determinado se derrame sobre
el desolador”.



 


Precedentes

El fin de la semana 69 tuvo lugar en el
momento en el que el “Mesías” fue “eliminado”, después
de lo cual, “el pueblo de un príncipe que ha de venir”
destruyó el Templo y la ciudad de Jerusalén. Las
palabras de Daniel, escritas aproximadamente en 538
a.C., se cumplieron en 70 d.C., cuando los ejércitos
romanos de Tito destruyeron Jerusalén y más tarde, el
Templo judío, del cual cada una de las piedras fueron
arrojadas al suelo.
Josefo, el historiador judío,
denunció que más de 1.000.000 de judíos fueron
asesinados después de la toma de la ciudad de Jerusalén.
En Roma, se construyó el Arco de Tito, en el que
aparecen soldados romanos que se llevan los tesoros del
Templo hasta Roma, para reconocer las victorias de Roma
sobre los judíos; después de esta rebelión, la nación
judía fue esparcida por todo el imperio romano.

 

Desde la destrucción del Templo hasta el
día de hoy no ha habido ningún Templo Judío en el Monte
del Templo. Al inicio de la semana 70 de Daniel, hay un
acuerdo de 7 años pactado entre el “Príncipe que ha de
venir”, “muchos” e “Israel”. Este pacto hace referencia
al próximo Templo Judío, el tercer Templo, y se rompe a
la mitad del tiempo, 3 años y medio, en consecuencia de
lo cual se detiene el sacrificio en el Templo.

           


Sin embargo, hay problemas importantes a la hora de
construir un nuevo Templo. La destrucción del anterior
que llevaron a cabo los romanos en 70 d.C. está
documentada en el Arco de Tito. Más tarde, en 638 d.C.,
los ejércitos musulmanes conquistaron la tierra de
Israel, que pertenecía al Imperio Bizantino, y en 687
construyeron la Cúpula de la Rocasagrado
para el Islam (que actualmente cuenta con más del 20% de
la población total de la tierra), ya que creen que desde
la cima del Monte Moriah Mahoma ascendió al cielo. El
edificio musulmán se construyó en tierra judía para
demostrar que el Islam era la
religión definitiva y para honrar la supuesta
ascensión de Mahoma, lo cual crea un problema para el
mundo. donde había
estado el Templo judío. Los musulmanes ven en la Cúpula
de la Roca el tercer lugar más


                         


Sólo a Israel se le permite construir un Templo en la
cima del Monte Moriah, ya que David
compró el lugar bajo
la instrucción de Dios
.

1 Comenzó Salomón a edificar la casa de
Jehová en Jerusalén, en el monte Moriah, que
había sido mostrado a David su padre, en el lugar que
David había preparado en la era de Ornán, el jebuseo.   
2 Crónicas 3:1

 

Esto hace que el mundo Islámico esté en
desacuerdo con el Templo de Israel y que nunca llegue a
aceptar la construcción de un Templo Judío en este
lugar. Los judíos ortodoxos, que están a favor de la
construcción del Templo, no aceptarán la “Cúpula de la
Roca”, por tanto, o bien el Islam derrota al judaísmo o
bien Israel derrota al Islam. La Biblia nos dice que
Israel construirá un Templo, pero sólo cuando la “Cúpula
de la Roca” sea quitada, éste podrá ser construido, y
para que la Cúpula de la Roca sea quitada tiene que
tener lugar un evento significativo, que enfrentará al
mundo islámico contra Israel. Israel vencerá
a los ejércitos del  Islam en una batalla futura,
tal y como predice la Biblia.



Condiciones previas a la semana 70 de Daniel

Antes de que pueda empezar la “semana
70” de Daniel, tienen que tener lugar 2 eventos en el
pueblo judío:



  • Israel tiene que reunirse en la Tierra de Israel


  • Tiene que tener el deseo de reconstruir el Templo
    judío


      La semana 70 de Daniel hace ante todo referencia a
“tu pueblo”, los judíos, y a “tu santa ciudad”,
Jerusalén. Antes de que Israel pueda reconstruir el
Templo tiene que ocupar la tierra de Israel y Jerusalén,
y antes de que el Templo pueda ser reconstruido, la
Cúpula de la Roca tiene que ser derribada y el área del
Monte del Templo, purificada. Las cenizas de la “vaca
rojiza” servirán para la purificación del próximo
Templo, pero antes de que esto ocurra, el Islam habrá
dejado de ser una amenaza para Israel.
a relación nide Dios con Israel


Uno de los eventos sobre los que más se ha profetizado
en las Escrituras es la unión de Israel. Esta unión es
central en la relación de Dios con los descendientes de
Abraham, una relación eterna. Dios le dio Su palabra a
Abraham, a Moisés y a otros profetas sobre Su relación
única con Israel.


Cuestionar esta relación única supondría cuestionar la
Biblia. Israel, en tanto que nación, está compuesto por
los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob. Cuando
Abraham fue por primera vez al Monte Moriah, Dios le
prometió la tierra, la cual también le fue prometida a
Isaac y a Jacob, el padre de las tribus de Israel. La
Biblia da detalles de la relación de Dios con Israel.
     

6 Porque tú eres pueblo santo para
Jehová, tu Dios; Jehová, tu Dios, te ha escogido para
que le seas un pueblo especial
, más que todos los
pueblos que están sobre la tierra. 7 No por ser vosotros
el más numeroso de todos los pueblos os ha querido
Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más
insignificante de todos los pueblos, 8 sino porque
Jehová os amó y quiso guardar el juramento que hizo a
vuestros padres
; por eso os ha sacado Jehová con
mano poderosa, y os ha rescatado de la servidumbre, de
manos del faraón, rey de Egipto.



Deuteronomio 7:6-8

2 Porque eres pueblo santo a Jehová, tu
Dios, y Jehová te ha escogido para que le seas un pueblo
único entre todos los pueblos que están sobre la tierra.

Deuteronomio 14:2


La relación de Dios con Israel se basa en la palabra que
Él les dio a los patriarcas Abraham, Isaac y Jacob. Esta
relación especial que hay entre Israel y Dios es santa y
a través de ella, Israel tiene un objetivo específico en
la Tierra. Este pueblo es único entre todas las
naciones. De estos versículos de Deuteronomio podemos
extraer las siguientes conclusiones sobre la relación de
Dios con Israel:


·        

Dios escogió a Israel.


·        

Israel como nación es diferente
de todas las demás
naciones.


·        

El Señor ama a Israel
.


·        

Dios guardará la promesa que le hizo a los patriarcas.


Dios le reveló a Jeremías la extensión de Su relación
con Israel en un momento en que la existencia de Israel
era incierta. Dios le aseguró a Jeremías que Su relación
con Israel era tan cierta como que el sol y la luna
brillaban en la Tierra. Si el sol y la luna dejaran de
brillar, entonces los descendientes de Israel también
dejarían de ser una nación delante del Señor.


“Así
ha dicho Jehová, que da el sol para luz del día, las
leyes de la luna y de las estrellas para luz de la
noche, que parte del mar, y braman sus ondas; Jehová de
los ejércitos es su nombre

36 Si faltaren estas leyes delante de
mí, dice Jehová, también la descendencia de Israel
faltará para no ser nación
delante de mí
eternamente”·

Jeremías 31:35-36


 


 


     Podemos concluir, partiendo de Jeremías, que la
relación de Dios con los descendientes de Israel es más
segura que el sol, la luna y las estrellas. Solo si
ellos dejaran de existir, Israel dejará de ser una
nación.


·        

La nación de Israel como tal es más segura que el sol,
la luna y las estrellas.



                                                      El
pacto de Israel


Antes de que los del pueblo de Israel entraran en la
tierra prometida (el actual Israel), aceptaron un pacto
con dos estipulaciones, una de bendición y otra de
maldición. Si Israel obedecía como nación, sería bendito
sobre todas las naciones de la tierra:

1 “Acontecerá que si oyes atentamente la
voz de Jehová, tu Dios, para guardar y poner por obra
todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también
Jehová, tu Dios, te exaltará sobre todas las naciones de
la tierra”.

 Deuteronomio 28:1

 

Pero si Israel desobedecía, sería
maldito. Una de las maldiciones era ser esparcido por
las naciones y que la tierra de Israel se quedaría
asolada durante este período.

 

64 Jehová te esparcirá por todos los
pueblos, desde un extremo de la tierra hasta el otro
extremo
, y allí servirás a dioses ajenos que no
conociste tú ni tus padres, al leño y a la piedra. 65 Y
ni aun entre estas naciones descansarás, ni la planta de
tu pie tendrá reposo, pues allí te dará Jehová un
corazón temeroso, languidez de ojos y tristeza de alma
.

                Deuteronomio 28:64

 

25 Traeré sobre vosotros espada
vengadora, en vindicación del pacto(…)33 A
vosotros os esparciré entre las naciones, y desenvainaré
la espada en pos de vosotros. Vuestra tierra quedará
asolada y desiertas vuestras ciudades
. 34 Entonces
la tierra gozará sus días de reposo durante todos los
días que esté asolada, mientras vosotros estéis en la
tierra de vuestros enemigos; la tierra descansará
entonces y gozará sus días de reposo.

Levítico 26:25,33-34


Pero con la esparsión, Dios también prometió un día en
el que se volverían a juntar, en el que tendría lugar la
unión de Israel en la tierra física que le había
prometido a Abraham, un día en el que Israel tendría la
posición que le correspondería delante de las naciones y
en el que sus descendientes y bendiciones fueran mayores
en el futuro que en el pasado:

4 “Aunque tus desterrados estén en las
partes más lejanas que hay debajo del cielo, de allí te
recogerá Jehová, tu Dios, y de allá te tomará. 5 Jehová,
tu Dios, te hará volver a la tierra que heredaron tus
padres, y será tuya; te hará bien y te multiplicará más
que a tus padres”.



Deuteronomio 30:4-5


La unión de Israel ha tenido lugar sólo dos veces en la
historia de la existencia nacional del pueblo judío: la
primera vez tuvo lugar después de que el pueblo fuera
esparcido por los ejércitos de Asiria y Babilonia.
Asiria conquistó las 10 tribus del norte, aunque no pudo
conquistar a Judá, y éstas fueron esparcidas por el
imperio Asirio. Más tarde, Asiria fue derrotada por
Babilonia.


Entonces, los ejércitos de Babilonia conquistaron
Jerusalén en 605 a.C, 597 a.C y 587 a.C., año en el que
Babilonia destruyó el Templo. Los habitantes de Judá
también fueron echados de la tierra y se les obligó a
instaurarse en Babilonia, no obstante, los que pudieron
huir, se fueron a Egipto. Jeremías fue uno de los que
fueron tomados como cautivos hasta Egipto. Ezequiel y
Daniel fueron llevados a Babilonia. Solamente después de
la derrota de Babilonia a manos de Persia, se les
permitió a los judíos volver a su tierra.


Esta fue la primera vez en que Israel se unió. La
segunda vez tuvo lugar en nuestros días, cuando la
emigración de los judíos a Israel empezó a crecer en el
siglo XVIII como resultado del creciente antisemitismo
que había en Europa. Después de la II Guerra Mundial y
la creación de Israel, la emigración judía a su país de
origen se aceleró. Los judíos vinieron desde Europa,
Oriente Medio, Rusia, África, América del Sur y América
del Norte y se juntaron de nuevo en la tierra. Ellos
eran descendientes de los que habían sido forzados por
los ejércitos romanos a esparcirse durante 1800 años.


            La creación del Israel moderno fue un evento
predicho por los profetas antes de los tiempos de Jesús.
La unión de Israel está relacionada con los tiempos en
los que Dios juzgará a las naciones.
omo señal

Las maldiciones de Deuteronomio
28:64-65, Levítico 26:33-34 y 2ª de Crónicas 7:19 se
cumplieron con la esparsión de Israel por las naciones,
pero Moisés predijo una unión futura del Israel
esparcido. Tal y como se ha mencionado antes, esto
ocurrió después de la cautividad de Babilonia. El
momento en que Israel se unió por segunda vez tuvo lugar
en nuestro siglo; esta unión hará que un día Israel sea
recto y ponga su confianza en el Mesías.


La
unión de los judíos que vinieron desde Etiopía tuvo
lugar en 1981 y 1991. Las operaciones durante las cuales
se extrajo a estos judíos de África se conocieron como
operaciones “Éxodo” y “Salomón”; durante las mismas, los
judíos falashas de Etiopía fueron devueltos a la
tierra de Abraham. La unión desde Etiopía fue predicha
hace 2700 años en el libro de Isaías. El capítulo 11 nos
dice que el Señor alzará su mano “otra vez” para
recobrar el resto de su pueblo. Etiopía forma parte de
esta segunda unión de Israel en nuestro siglo. Por
tanto, la primera unión fue después de la conquista de
Persia sobre Babilonia en 539 a.C. y la segunda vez tuvo
lugar en nuestros días.


 

11 Asimismo, acontecerá en aquel tiempo
que Jehová alzará otra vez su mano para recobrar
el resto de su pueblo que aún quede en Asiria, Egipto,
Patros, Etiopía, Elam, Sinar y Hamat, y en las costas
del mar. 12 Levantará pendón a las naciones, juntará los
desterrados de Israel y desde los cuatro confines de la
tierra reunirá a los esparcidos de Judá. Isaías
11:11-12


El libro de Joel enlaza la unión de Israel con el juicio
de las naciones; Israel es una señal para las naciones,
ya que es usado en el reloj profético de Dios (Daniel
9:24) y también sirve como instrumento usado por Dios. A
través de las acciones realizadas por y hacia ellos,
Dios juzgará al mundo en rectitud.

1 “Ciertamente en aquellos días, en
aquel tiempo en que haré volver la cautividad
de
Judá y de Jerusalén, 2 reuniré a todas las naciones
y las haré descender al valle de Josafat; allí entraré
en juicio con ellas a causa de mi pueblo, de Israel, mi
heredad, al cual ellas esparcieron entre las naciones, y
repartieron mi tierra.


  Joel 3:1-2


La restauración de Israel está relacionada con el
comienzo del reino del Mesías y con el juicio de las
naciones, ya que a través de Israel Dios juzgará a las
naciones. La unión de Israel es el indicador temporal
para el juicio de las naciones. La palabra “cuando” está
relacionada con la restauración de Israel: cuando Israel
sea restaurado, Dios también reunirá a las naciones para
juzgarlas. En Ezequiel 38:8 leemos que Israel será
recogido en la tierra de Israel después de haber sido
“siempre una desolación”. La primera unión de Israel
tuvo lugar después de 70 años de cautividad, cuando Ciro
conquistó Babilonia en 539 a.C.y les permitió a Israel y
a Judá volver a la tierra. El Templo judío fue
reconstruido en 516 a.C., 70 años después de que fuera
destruido. En 444 a.C., el rey de Persia le dio la orden
a Nehemías de reconstruir Jerusalén y sus murallas. En
ese momento, Jerusalén había sido desolado durante 142
años.


 Actualmente, Israel está repartido por muchas naciones,
pero también se encuentra en su tierra después de haber
estado esparcido durante 1900 años, un periodo de tiempo
más de 10 veces superior al tiempo que duró la primera
desolación. El Israel actual fue el tema de la profecía
de Ezequiel hace unos 2500 años. En Miqueas

5:2 se nos dice que Israel será abandonado hasta el
tiempo en que “dé a luz la que ha de dar a luz”,
entonces los hermanos volverán junto a los israelitas y
después
de la unión, el Mesías será el Pastor de su
rebaño. La venida del Mesías está relacionada con la
unión de Israel.


Para que pueda empezar la semana 70, existen dos
requisitos: la unión de Israel y el deseo de reconstruir
el Templo. Actualmente, la reconstrucción del Templo no
se puede realizar debido a la presencia de la Cúpula de
la Roca y a la falta de ganas. El mundo musulmán,
recordemos que cuenta con más del 20% de la población
total de la tierra, no permitirá la construcción del
Templo judío en ese sitio. Por ello, antes de que esto
sea posible, el Islam tiene que ser derrotado, ya que la
amenaza contra Israel ha de ser eliminada
.


Derrota
del Islam


Para que el Templo judío pueda ser reconstruido, se
tiene que eliminar la Cúpula de la Roca. Para el mundo
musulmán, un Templo judío en este lugar es una cosa
impensable, de hecho, los ayuntamientos ya han amenazado
al mundo con una guerra mundial si Israel intenta
construir un Templo judío. Por tanto, tal evento no
tendrá lugar a menos que haya una guerra.      
   

Hay varias situaciones que podrían
llevar a Israel y a sus vecinos musulmanes a un
conflicto. De hecho, los judíos ya han sido arrestados
por intentar hacer explotar la Cúpula de la Roca. El
edificio se podría destruir fácilmente con terremotos o
misiles; recientemente arqueólogos israelís han
descubierto un bulto en una de las murallas que
sostienen la Cúpula de la Roca. Este bulto es resultado
de una excavación musulmana en el lugar del Monte del
Templo que se ha llevado a cabo con el fin de construir
una de las mezquitas más grandes del mundo y que ha
amenazado la estructura íntegra de la Cúpula de la Roca.
Todo esto constituye un riesgo en potencia para el
tercer lugar más sagrado para el Islam. Si la Cúpula de
la Roca se derrumbara por sí misma, ¿permitiría Israel
que ésta fuera reconstruida? La negativa de Israel
podría desencadenar un conflicto internacional.
   


Actualmente hay un movimiento creciente en Israel para
hacer que el Monte del Templo sea
central para la nación
judía. Las elecciones de febrero de 2003 hicieron que
Israel se decantara hacia la derecha con el “Likud” y
los partidos religiosos que obtuvieron la mayoría. Los
partidos religiosos han mostrado pocas ganas de unirse
al gobierno a menos que el Monte del Templo sea abierto
a los judíos, ya que actualmente es solo accesible para
los musulmanes,


La confrontación de los EE.UU.
y del Reino Unido con Irak es una humillación
para los países islámicos, y cualquier intento de abrir
el Monte del Templo les
parecerá un insulto añadido. Cuanto más religioso y más
hacia la derecha se desplace Israel, mayor
importancia cobrará el Monte del Templo, lo cual llevará
a una situación potencialmente explosiva. El conflicto
venidero resultará en la reconstrucción del Templo por
parte de Israel. Este conflicto islámico está predicho
en el libro de Ezequiel, en los capítulos 38 y 39.         
Gog y Magog


En Ezequiel 38 y 39 podemos leer sobre un conflicto en
el que estará involucrado un Israel futuro, no obstante,
las características de esta nación solamente encajan con
el Israel actual. Tales características son:


 


  • Muchos días en el futuro

  • Israel ha sido recogido de muchas naciones

  • La tierra ha sido siempre una desolación

  • Israel vive confiadamente

  • Las ciudades no tienen murallas

  • Hace mucho lo profetizaron profetas de Israel



Esta entrada fue publicada en Salud y bienestar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s