La segunda venida de Cristo


La segunda venida de Cristo


*
Ver
Fuente
-




A. LA IMPORTANCIA DE LA SEGUNDA
VENIDA


En estudios anteriores al de la
segunda venida ya han sido presentados los
hechos principales acerca del arrebatamiento, la venida del Hijo de Dios
por sus
santos (capítulo 12) y la venida de Cristo con sus santos (capítulo 13).
Aquí,
la segunda venida de Cristo para establecer su reino será considerada en
su
lugar como un suceso importante en el programa profético. Los capítulos
que
siguen están íntimamente ligados con este estudio y tratan los
importantes temas
de las resurrecciones, los juicios de Dios sobre Israel y las naciones, y
el
reino milenial. Estos grandes temas se combinan para proporcionar la
meta
bíblica de la historia, que en gran medida determina la interpretación
de toda
la Biblia.

En el Antiguo y el Nuevo Testamentos
se presenta en muchos pasajes la
importancia de la venida de Cristo a establecer su reino. La doctrina,
en la
forma que ha sido revelada, es mucho más que el solo fin de la historia
humana.
Es más bien el gran clímax que conduce el programa de Dios a su
punto más
elevado. Por esta razón, todos los sistemas de teología que tienden a
ignorar o
a minimizar la doctrina de la segunda venida de Cristo y el gran volumen
de
pasajes bíblicos que tratan del reinado de Cristo sobre la tierra son
inadecuados y sólo pueden ser justificados negando el significado claro y

literal de muchas profecías e ignorando extensas porciones de la
revelación.

La segunda venida de Cristo, con el
reino que lo sigue, es el corazón mismo del
progreso de las Escrituras y es el tema más importante de la profecía
del
Antiguo Testamento. Los grandes pactos de la Escritura se relacionan con
el
programa de Dios, especialmente los pactos con Abraham, Israel, David y
el nuevo
pacto. Gran parte de la revelación de los Salmos y de los profetas
mayores y
menores giran en torno a este gran tema. Los grandes libros proféticos
como
Daniel, Zacarías y Apocalipsis centran su atención en el tema de la
segunda
venida de Cristo y la consumación de la historia y el reino. Por esta
razón, la
doctrina de la segunda venida en gran medida determina el total de la
teología
del intérprete de la Biblia y justifica el intento de ordenar
detalladamente los
sucesos proféticos que aún están por cumplirse a fin de ser fiel a toda
la
revelación bíblica.

B. PROFECIAS DEL ANTIGUO TESTAMENTO ACERCA DE LA SEGUNDA VENIDA


Mientras el arrebatamiento es una
doctrina del Nuevo Testamento que jamás se
menciona en el Antiguo Testamento (porque la iglesia como tal era un
misterio no
revelado en el Antiguo Testamento), la segunda venida está firmemente
asentada
en el Antiguo Testamento.

Probablemente la primera de las
profecías claras acerca de la segunda venida de
Cristo está en Deuteronomio 30:1-3. En esta profecía acerca de la
reunión de
Israel en su tierra nuevamente, se predica que Israel se convertirá al
Señor
espiritualmente y que entonces el Señor «hará volver a tus cautivos, y
tendrá
misericordia de ti, y volverá a recogerte de entre todos los pueblos
adonde te
hubiere esparcido Jehová tu Dios» (v. 3).
La
expresión «hará volver» indica un acto de intervención de Dios en la
situación,
y a la luz de las Escrituras posteriores se relaciona claramente con la
venida
del Señor mismo.

Los Salmos, aunque constituyen el
libro de adoración del Antiguo Testamento,
frecuentemente se refieren a la segúnda venida de Cristo. Después
de una
introducción descriptiva del justo, en contraste con el malvado en el
Salmo 1,
el Salmo 2 inmediatamente describe la gran contienda de Dios con las
naciones.
Aunque los príncipes del mundo desean rechazar a Dios y su gobierno
sobre ellos,
Dios declara su propósito:

Pero yo he puesto mi rey sobre Sión,
mi monte santo» (2:6).El salmo sigue
anunciando que este rey, al enfrentarse con los malos, «los quebrantarás
con
vara de hierro; como vasija de alfarero los desmenuzarás» (v. 9).

La trilogía formada por los Salmos
22, 23 y 24 presenta a Cristo como el buen
Pastor que daría su vida por sus ovejas (Jn. 10:11); el Gran Pastor, que
vive
siempre para interceder por los suyos (He. 13:20); y el Príncipe de los
Pastores
que viene como el Rey de gloria para recompensar a los pastores fieles
(1 P.
5:4). El Salmo 24 describe la situación milenial: «De Jehová es la
tierra» (v.
1). Se exhorta a las puertas de Jerusalén que se levanten para dar paso
al Rey
de Gloria (24:7-10).

En el Salmo 50:2 se menciona el
reinado de Cristo desde Sión. Como se verá más
tarde en el estudio del Milenio, el Salmo 72 describe a Cristo que ha
venido a
la tierra para reinar sobre las naciones. El Salmo 89:36 habla del
establecimiento del trono de Cristo en cumplimiento del pacto con David
inmediatamente después de su segunda venida. El Salmo 96, después de
describir
el honor y la gloria de Dios, exhorta a los cielos y la tierra a que se
regocijen «delante de Jehová que vino; porque vino a juzgar la tierra.
Juzgará
al mundo con justicia, y a los pueblos con verdad» (v. 13).

La posición actual de Cristo a la
diestra de Dios es descrita en el Salmo 110,
pero también se predice que vendrá el día cuando El reinará sobre sus
enemigos y
su poder saldrá de Sión (vv. 2, 6). De estas diversas profecías se
desprende
claramente que la verdad acerca de la segunda venida de Cristo y su
reino es una
revelación de gran importancia en el Antiguo Testamento y no una de
importancia
secundaria.

Esto es confirmado como un tema
principal entre los profetas mayores y menores.
En la gran declaración profética de Isaías 9:6, 7 Cristo es descrito
como un
niño que ha nacido y al mismo tiempo es Dios todopoderoso. Describe su
reinado
sobre el trono de David como un reinado que no de los resultados de la
segunda
venida de Cristo y del establecimiento de su reino. Este pasaje será
discutido
más ampliamente en el estudio del reino milenial. Sin embargo, la
introducción
del reino depende de la doctrina de una venida literal de Cristo a la
tierra y
de la demostración del poder divino para juzgar a los malvados. También
se
menciona esta escena en Isaías 63:1-6, donde se describe gráficamente el
juicio
de Cristo sobre la tierra en su segunda venida.

En las profecías de Daniel que tienen
relación con los tiempos de los gentiles y
el programa de Dios para la nación de Israel, se relaciona la
consumación de
ambos con la venida del Hijo del Hombre desde el cielo (Dn. 7:13-14).
Este
pasaje da una clara descripción de la segunda venida: «Miraba yo en la
visión de
la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de
hombre,
que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de
él. Y le
fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y
lenguas
le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino
uno que
no será destruido.» Daniel había anunciado la misma verdad al
interpretar la
visión de Nabucodonosor y había predicho en Daniel 2:44 «un reino que no
será
jamás destruido».

Igualmente, la mayor parte de los
profetas menores tocan este tema, y en forma
especial lo hace el libro de Zacarías. Según Zacarías 2:10-11, el Señor
declara:
«Canta y alégrate, hija de Sión; porque he aquí vengo, y moraré en medio
de ti,
ha dicho Jehová. Y se unirán muchas naciones a Jehová en aquel día, y me
serán
por pueblo, y moraré en medio de ti; y entonces conocerás que Jehová de
los
ejércitos me ha enviado a ti.» Esta es una clara referencia al milenio
terrenal
y al reinado de Cristo que sigue a su segunda venida. Aún más específico
es
Zacarías 8:3-8: «Así dice Jehová: Yo he restaurado a Sión, y moraré en
medio de
Jerusalén; y Jerusalén se llamará Ciudad de la Verdad, y el monte de
Jehová de
los ejércitos, Monte de Santidad» (v. 3). Los versículos 4-8
describen
las calles de Jerusalén llenas de muchachos y muchachas que juegan y a
los hijos
de Israel que son traídos de todo el mundo y habitan en Jerusalén.

Zacarías 14:1-4 describe en forma
dramática la segunda venida de Cristo mismo,
que viene en la culminación de la guerra mundial que ha sobrevenido en
el Medio
Oriente y en la ciudad de Jerusalén. Zacarías dice: «Y se afirmarán SUS

pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está enfrente de
Jerusalén
al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el
oriente y
hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte
se
apartará hacia el norte y la otra mitad hacia el sur» (v. 4).

La descripción gráfica de la división
del Monte de los Olivos en el momento de
la segunda venida de Cristo deja en claro que ningún suceso del pasado
puede
compararse con SU segunda venida. La ridícula interpretación de
que la
segunda venida se realizó en el día de Pentecostés o en la destrucción
de
Jerusalén del año 70 no sólo la contradicen las últimas profecías que
presentan
la segunda venida como un acontecimiento todavía futuro (como en el
libro de
Apocalipsis), sino que tiene en contra el hecho de que el Monte de los
Olivos
permanece sin haber sufrido cambio alguno.

Cuando los pies de Cristo se posen
sobre el mismo Monte de los Olivos que fue
testigo de su ascensión en Hechos 1, ello será la señal para que se
produzca un
cambio en la topografía de toda la zona que rodea a Jerusalén, en
preparación
para el reino que se establecerá. Consecuentemente, la segunda venida de
Cristo
en el Antiguo Testamento no se puede negar con explicaciones en el
sentido de
que algún suceso pasado o alguna experiencia espiritual contemporánea,
por
ejemplo, que la venida de Cristo por sus santos ocurre cuando uno muere,
o con
cualquier otra explicación que es totalmente inadecuada para explicar la

revelación bíblica. En cambio, en el Antiguo Testamento la segunda
venida de
Cristo es la gran consumación de la historia mundial, en la que el Hijo
de Dios
viene a reclamar el mundo por el cual dio su vida y para ejercer su
poder o
autoridad sobre el mundo que no quería que Cristo reinase.


C. LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO EN
EL NUEVO TESTAMENTO


En la revelación del Nuevo
Testamento acerca de la segunda venida de
Cristo se introduce un nuevo factor con la revelación del arrebatamiento
de la
iglesia. En el Antiguo Testamento las predicciones de la primera y
segunda
venida de Cristo se mezclaban con frecuencia y los profetas tenían
dificultades
para distinguirlas. Cumplidas las profecías acerca de la primera venida,
ya no
hay problemas para distinguir entre las profecías relacionadas con sus
sufrimientos y aquellas que tienen que ver con su gloria.

Sin embargo, en el Nuevo Testamento,
debido a la terminología similar para
describir la venida de Cristo por sus santos y la venida de Cristo con
sus
santos, no siempre es claro cuál acontecimiento se tiene en vista; en
cada caso
se debe llegar a una decisión sobre la base del contexto. El tema de la
venida
futura de Cristo es un tema de gran importancia en el Nuevo Testamento, y
se
estima que uno de cada veinticinco versículos se refiere a ella de uno u
otro
modo. Se pueden seleccionar por lo menos veinte pasajes extensos que
contribuyen
con los elementos de mayor importancia de la revelación del Nuevo
Testamento
(Mt. 19:28; 23:39; 24:3-25:46; Mr. 13:24-37; Lc. 12:35-48; 17:22-37;
18:8;
21:25-28; Hch. 1:10-11; 15:16-18; Ro. 11:25-27; 1 Co. 11:26; 2 Ts.
1:7-10; 2 P.
3:3-4; Jud. 14-15; Ap. 1:7-8; 2:25-28; 16:15; 19:11-21; 22:20).

Además de los hechos notados en el
estudio previo de Mateo 13, debemos destacar
importantes puntos de énfasis.


1.

La segunda venida de Cristo es postribulacional y premilenial. La
interpretación
literal de las profecías acerca de la segunda venida de Cristo no sólo
aclaran
que es el preludio del acontecimiento que establece el reino de Cristo
sobre la
tierra por mil años, sino que además sirve para distinguirla del
arrebatamiento
de la iglesia, esto es, Cristo que viene por sus santos. De parte de los
que
espiritualizan las profecías acerca del reino futuro sobre la tierra, la

tendencia ha sido mezclar las profecías acerca del arrebatamiento y las
profecías sobre la segunda venida de Cristo y considerarlas como un solo
suceso,
que ocurre de una sola vez, considerando así el arrebatamiento como un
suceso
postribulacional. La misma interpretación literal de la segunda venida,
que
lleva a la conclusión de que será seguida por el reino milenial sobre la
tierra,
sirve para distinguirla del arrebatamiento de la iglesia. Los sucesos
son
claramente diferentes en su propósito, carácter y contexto.

En el libro The Rapture Question (La
cuestion del arrebatamiento), por John F.
Walvoord, se dan cincuenta razones para sostener que el arrebatamiento
es
pretribulacional y la segunda venida para establecer el reino es
postribulacional. Igualmente, en el libro The Millennial Kingdom (El
reino
milenial), por Walvoord, se presentan argumentos teológicos e históricos
acerca
del establecimiento de un reino literal sobre la tierra. Mientras los
teólogos
siguen en desacuerdo sobre este tema, el problema queda determinado en
gran
parte por los principios de interpretación que se use. Los que
interpretan la
profecía literalmente, y que uniformemente toman en consideración los
detalles
de la profecía, pueden apoyar adecuadamente la conclusión de que la
segunda
venida de Cristo es postribulacional y premilenial.


2. Las descripciones de la
segunda venida de Cristo en todos los pasajes
importantes relacionados con ella enseñan claramente que su venida es
personal.
Desde luego, esto es apoyado por la revelación de los ángeles en Hechos
1:11,
que informaron a los discípulos que estaban mirando hacia el cielo:
«Este mismo
Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le
habéis visto
ir al cielo.» Esto se refiere a la segunda venida de Cristo a la tierra,
y no al
arrebatamiento. Así como El se fue personalmente al cielo, también
volverá
personalmente. Desde luego, esto es apoyado por otros pasajes
importantes como
Mateo 24:27-31 y Apocalipsis 19:11-16.


3. Los mismos pasajes que
indican que su venida será personal, enseñan que
será una venida corporal. Aunque la deidad de Cristo es omnipresente y
puede
estar en el cielo y en la tierra al mismo tiempo, el cuerpo de Cristo es
siempre
local y ahora está a la diestra de Dios Padre. En su segunda venida
Cristo
volverá corporalmente, así como ascendió corporalmente. Esto es apoyado
por
Zacarías 14:4:

«Y se afirmarán sus pies en aquel día
sobre el monte de los Olivos.» También lo
apoya el pasaje de Hechos 1, que afirma que su venida será del mismo
modo que su
ascensión.


4. En contraste con el
arrebatamiento, en que no hay evidencia de que el
mundo como un todo verá la gloria de Cristo, la segunda venida de Cristo
será
visible y gloriosa. Cristo mismo describió su venida como un relámpago
que
resplandece desde el oriente hasta el occidente (Mt. 24:27). Así como la

ascensión en Hechos 1:11 es visible, su segunda venida será visible, y
Cristo
«vendrá como le habéis visto ir al cielo».

Cristo dijo en Mateo 24:30: «Verán al
Hijo del hombre viniendo sobre las nubes
del cielo, con poder y gran gloria». El principal argumento del libro de

Apocalipsis es que Cristo será revelado al mundo en su segunda venida y
en el
reino subsecuente. Según Apocalipsis 1:7: «He aquí que viene con las
nubes, y
todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la
tierra
harán lamentación por él.» Verán a Cristo, no como el humilde nazareno
que sufre
y muere, o en su cuerpo de resurrección en el cual su gloria estaba algo
velada
mientras Cristo estaba aún sobre la tierra.

La segunda venida de Cristo pondrá en
exhibición la gloria del Hijo de Dios,
como se reveló antes a Juan en Apocalipsis 1:12-18 y se describe en
detalle en
Apocalipsis 19:11-16. En consecuencia, la segunda venida será uno de los

acontecimientos más dramáticos de todos los tiempos y será el clímax de
todo el
programa de Dios que comienza en Edén cuando Adán pecó y perdió el
derecho de
reinar.


5. La segunda venida de Cristo
está también íntimamente relacionada a la
tierra y no es un encuentro en el espacio como el arrebatamiento de la
iglesia.
Muchos pasajes hablan de Cristo que reina en Sión, viene a Sión y sale
de Sión,
todas ellas referencias a la ciudad literal de Jerusalén (Sal. 14:7;
20:2; 53:6;
110:2; 128:5; 134:3; 135:21; Is. 2:3; Jl 3:16; Am. 1:2; Zac. 14:1-4; Ro.
11:26).
Según las Escrituras, no solamente su pie tocará el Monte de los Olivos,
sino
que su venida es en conexión con la destrucción de los ejércitos que
tratarán de
conquistar Jerusalén (Zac. 14:1-3).


6. La segunda venida de Cristo
será presenciada por todos los santos ángeles
y por todos los santos de todos los tiempos que están en el cielo. Es la
venida
con sus santos y no la venida por sus santos. Aunque un propósito
importante de
la venida de Cristo es libertar a los santos afligidos que aún viven en
la
tierra, la descripción del suceso en Mateo 25:31 afirma que todos los
ángeles
estarán con Él. Apocalipsis 19:11-21 es aún más explícito y presenta a
los
ejércitos celestiales que le siguen. Estos indudablemente incluyen a los
santos
ángeles y a los santos que están en el cielo. La segunda venida será un
tiempo
de reunión de todos los elegidos, los resucitados, los trasladados y aun
los que
estaban en sus cuerpos naturales sobre la tierra. Todos participan, de
un modo u
otro, en este dramático suceso relacionado con la segunda venida.


7. El propósito declarado de
la segunda venida es juzgar la tierra (Sal.
96:13). Esto será considerado en los próximos estudios de los juicios de
Israel,
de las naciones y el juicio de Satanás y de los ángeles caídos. En Mateo
19:28
Cristo les dijo a los doce apóstoles se unirían a El para juzgar las
doce tribus
de Israel. Mateo 25:31-46 describe el juicio de los gentiles sobre la
tierra en
el momento de la segunda venida. Ezequiel 20:35-38 predice el juicio de
Israel
en el momento de la segunda venida. Los que mueran durante el tiempo de
persecución que precederá a la segunda venida serán resucitados y
juzgados según
Apocalipsis 20:4.

La misma verdad es presentada en las
diversas parábolas que tratan del tiempo
del fin en los evangelios, y en las Escrituras se encuentra una mención
frecuente de esta verdad (Lc. 12:37, 45-47; 17:29, 30; 2 Ts. 1:7-9; 2:8;
Jud.
15; Ap. 2:27; 19:15-21). La tierra, que actualmente manifiesta toda su
pecaminosidad e incredulidad y que en su mayor parte vive como si Dios
no
existiese, caerá bajo el justo juicio de Dios.

Sin embargo, a pesar de lo extenso
que es el juicio, no destruirá la tierra en
forma completa. El juicio por fuego descrito en 2 Pedro 3:10 no ocurrirá
hasta
el fin del milenio, cuando la tierra y los cielos que ahora existen sean

destruidos y sean creados un nuevo cielo y una nueva tierra.

El día de Jehová, que comienza con el
arrebatamiento e incluye en su
introducción los juicios que preceden y siguen inmediatamente la segunda
venida,
concluye al final del milenio con la destrucción final de la tierra y
los cielos
que ahora existen. El triunfo del pecado en nuestro mundo moderno es
temporal.
El triunfo de la justicia de Dios es cierto.


8. El propósito importante de
la venida de Cristo es librar a quienes han
sobrevivido al martirio durante la tribulación, sean judíos o gentiles.
Según
Mateo 24:22, si la venida de Cristo fuera demorada indefinidamente, los
juicios
catastróficos derramados sobre la tierra destruirían toda la raza. La
tribulación es cortada por la venida de Cristo para librar a los
escogidos de
ese destino. En Romanos 11:26-27 se describe a Israel como salvado y
libertado.
Esto recibe el apoyo de Lucas 21:28, donde se habla de la segunda venida
de
Cristo y es denominada «tu redención». En el Antiguo Testamento hay
pasajes como
Zacarías 14:4 también describen en esta liberación.


9. Sin embargo, la segunda
venida de Cristo no solamente trae el juicio
sobre los malvados y liberación para los justos, sino que introduce un
nuevo
estado espiritual que será considerado en el estudio del milenio. El
mismo
acontecimiento que trajo juicio sobre los impíos produce un nuevo
avivamiento
espiritual a quienes han confiado en el Señor. Esto es apoyado por
Romanos
11:26-27 y está incorporado en el nuevo pacto de Jeremías 31:31-34.


10. La segunda venida de
Cristo tiene también el propósito central de
establecer el reino davídico. En la discusión de la relación de la
iglesia con
los gentiles en el concilio de Jerusalén (Hch. 15) se argumenta que las
profecías anteriores de Amós 9:11-15 predecían el orden de la bendición
de los
gentiles primero, seguida por la restauración del tabernáculo de David.
Esto iba
a coincidir con la reunión de Israel restaurado en su tierra,
estableciéndose en
ella para no volver a ser dispersado (Am. 9:14-15; véase también Ez. 39:

25-29). El regreso físico de Israel,
el restablecimiento del reino davídico y el
derramamiento del Espíritu de Dios sobre la casa de Israel (Ez. 39:29)
se
combinan para preparar a Israel y el mundo para las glorias del mundo
que
seguirá. Según Ezequiel 37:24, los santos del Antiguo Testamento
participarán en
el reino, siendo David elevado a la categoría de príncipe sobre Israel
bajo
Cristo. El propósito de Dios era, según fuera anunciado a la virgen
María en
Lucas 1:31-33, que Cristo vendría a reinar sobre la casa de Israel para
siempre.

Tomada como un todo, la segunda
venida de Cristo es Un acontecimiento
maravilloso que ocurre al final de la Gran Tribulación e introduce el
reino
milenial. Será una venida personal y corporal que será visible en todo
el mundo,
y será la manifestación de la gloria de Dios. Estará relacionada con la
tierra
más que con el cielo y especialmente con Jerusalén en el Monte de los
Olivos.

Cristo, en su venida, estará
acompañado por los santos ángeles y los santos. Su
propósito en su venida es juzgar al mundo, librar a quienes han confiado
en El,
sean judíos o gentiles, traer un avivamiento en Israel y en el mundo,
restablecer el reino de David e introducir la dispensación final de su
reino
sobre la tierra por mil años. En el contexto de este acontecimiento
podrían
considerarse ahora la doctrina de la resurrección y la de los juicios
relacionados con la segunda venida.

PREGUNTAS


1. ¿Cuáles son
algunos de los grandes temas relacionados con la doctrina de la segunda
venida?

2. ¿Con cuánta
extensión se trata la doctrina de la segunda venida en el Antiguo
Testamento?

3. ¿Con qué
contribuye Deuteronomio 30:1-3 a la doctrina de la segunda venida?

4. ¿En qué forma
trata la segunda venida el Salmo 2?

5. ¿Qué grandes
temas son desarrollados en los Salmos 22, 23 y 24?

6. Hacer un resumen
de la verdad acerca de la segunda venida y el reino milenial según se
presenta
en los Salmos 50, 72, 89, 96 y 110.

7. ¿Cuál es la
contribución de Isaías 9:6-7?

8. ¿Cómo describe
Daniel 7 la segunda venida?

9. ¿Cuáles son las
contribuciones de Zacarías 2, 8 y 14 a la doctrina de la segunda venida?

10 ¿En qué forma
refuta Zacarías la idea de que Cristo ya ha cumplido la promesa de su
segunda
venida?

11. ¿Qué dificultad
tenían los profetas del Antiguo Testamento para distinguir la primera y
segunda
venidas de Cristo?

12. ¿Qué dificultad
correspondiente se encuentra en el Nuevo Testamento para distinguir
entre el
arrebatamiento y la segunda venida de Cristo para establecer su reino?

13. Hacer un
resumen de la evidencia de que la segunda venida de Cristo a la tierra
para
establecer su reino es postribulacional y premilenial.

14. ¿Cómo es que el
premilenialismo depende de los principios de interpretación de las
Escrituras?

15. Demostrar que
la segunda venida de Cristo es personal.

16. ¿Qué evidencia
apoya la conclusión de que Cristo regresará corporalmente en su segunda
venida?

17. Hacer un
contraste entre la extensión en que Cristo será visible para el mundo en
el
arrebatamiento y en su segunda venida a establecer su reino.

18. ¿En qué sentido
están íntimamente relacionadas la segunda venida y la tierra en
contraste con el
arrebatamiento?

19. ¿Quién
acompañará a Cristo en su segunda venida a la tierra desde el cielo?

20. Hacer un
resumen de la enseñanza acerca de que Cristo juzgará la tierra en su
segunda
venida.

21. Distinguir los
juicios que ocurrirán antes del milenio, de los que ocurrirán al
finalizar el
milenio.

22. ¿En qué forma
se relaciona la segunda venida de Cristo con la liberación de los
salvados en la
Gran Tribulación?

23. ¿En qué sentido
es que la segunda venida inaugura un nuevo estado espiritual?

24. ¿Cómo se
relaciona la venida de Cristo con el restablecimiento del reino
davídico?

25. Hacer un
resumen de los principales hechos relacionados con la venida de Cristo
como un
evento importante.



*
Fuente: Grandes
Temas Bíblicos
Libros CLIE -Galvani, 113 -08224 Terrassa (Barcelona)

About these ads
Esta entrada fue publicada en Salud y bienestar. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s